no disparen al mensajero

23 julio, 2012

Entrevista a Beatriz Jiménez, periodista española de la revista Caretas y corresponsal de El Mundo en el Perú

Filed under: Perú — nodisparenalmensajero @ 19:03
Tags: , , , , , , , ,

“Los países con democracias débiles son un gran negocio para las empresas”

Beatriz Jiménez es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y Postgrado en Integración internacional y países del Sur por la misma universidad. En el 2004 viaja por primera vez a Perú con una beca bajo el brazo, y trabaja en el diario La República primero y en La voz de la selva (Iquitos) después. Al finalizar la estadía vuelve a España para buscar trabajo, pero se le abren de nuevo las puertas en América, en concreto en el Salvador, gracias a otra beca de la AECI. Y de allí salta ora vez al Perú, donde se establece definitivamente en 2006. Actualmente trabaja en la prestigiosa revista de investigación Caretas -la decana de la prensa nacional en el Perú- y colabora con el diario español El Mundo.  Aunque Jiménez desempeña fundamentalmente labores periodísticas, en los últimos años también ha ejercido como consultora de comunicación para diferentes ONG’s y para la cooperación internacional.

¿Qué es lo que aún le sorprende del Perú?
Perú sorprende continuamente ya que tiene muchos países en su interior. Me sigue impresionado que haya lugares como este donde aún habiten pueblos no contactados con la civilización.

¿Cómo definiría el Perú?
Es un país que intenta entenderse a sí mismo y buscar un camino inclusivo aunque con más de dos-cientos conflictos sociales al mes, sobre todo en comunidades indígenas, y diferentes desarrollos  -costa y selva-. Humala, el actual presidente, ha optado por el desarrollo social.

¿Le toca al Perú seguir la senda de Lula e incorporar a la sociedad de consumo a gran parte de la población sin recursos?
Debe encontrar un modelo propio. Brasil es muy distinto del Perú, pero sí que es cierto que el Perú se ha dado cuenta de que el éxito como país es que se desarrollen todos, y no solo unos pocos. Y que el desarrollo no se limite al extractivismo, una economía que depende de los precios internacionales y con un costo ambiental y social muy grande. Hay que empezar a crear industria.

¿Y eso se está haciendo?
Todavía no. El actual gobierno es el primero que tiene ese discurso, pero aún no está andando hacía ese futuro.

¿Está más hipotecado a las grandes multinacionales de lo que esperaba?
Un historiador dijo en un artículo de opinión que no se sabe si Humala también está sufriendo una metamorfosis y no va a cumplir sus promesas electorales, como todos sus predecesores. Eso ha propiciado que aquí se deprecien tanto los partidos políticos, no hay credibilidad. Se ve a Humala como ‘capturado’ por las grandes empresas, tal y como le pasó a Atahualpa con los conquistadores españoles.

Jiménez en el barrio limeño de Barranco

¿Existe la sensación de que el Perú está siendo colonizado de nuevo, ahora por multinacionales?
Sí, es un problema común en casi toda América Latina. Los países con democracias débiles son un gran negocio para estas empresas. Un país no puede desarrollarse sin empresas, pero lo que sí hay que hacer es endurecer leyes ambientales. Hay que lograr conjuga la extracción petrolera con responsabilidad empresarial y social. Hay más  de 200 conflictos sociales al mes en el Perú, y casi 200 muertos desde el año 2006.

¿Estos conflictos distraen al gobierno de ocuparse de otros temas trascendentales como por ejemplo la desnutrición infantil?

En los últimos años se ha trabajado bastante en desnutricón infantil y se ha reducido algo, pero es un camino lento, y los conflictos sociales van en aumento. Una aspecto positivo que tiene el Perú y pionero en el continente es la ley de consulta previa, que obliga al gobierno a dialogar con las comunidades antes de conceder permisos de extracción, un convenio subscrito por todos los países sudamericanos pero que otros gobernantes como Chaves o Lula nunca han aplicado.

Comparando los demás países de la región, ¿cómo ve el Perú?

Está en proceso de desarrollo en todos los ámbitos. Sus cifras de crecimiento económico son similares a las de los gigantes asiáticos, más del 6% anual. El problema es que el crecimiento ha estado concentrado en zonas de la costa y no en la sierra o la selva, que ocupa el 60% del territorio nacional. La inclusión social es la gran asignatura pendiente para este país. Además,  el Perú se encuentra en un momento de ebullición también en el campo de la cultura, por ejemplo. Pero todavía estamos a años luz de países como Chile.

¿En qué ha mejorado el Perú desde que llegó?

Ha conseguido consolidar su democracia. A estas alturas es difícil otro gobierno que retroceda como cuando llegó al poder Fujimori. El fujimorismo actual, la tercera fuerza en el congreso, está evolucionado y ya no postula con los mismos ideales que antes. Si Keiko -la hija de Alberto Fujimori- hubiera ganado las elecciones la población no hubiera permitido recortes en sus derechos, bien conocidos actualmente.

¿Y en que más ha cambiado?

Ha cambiado bastante. Por un lado ahora hay más conciencia social que antes, y el racismo, aunque todavía se dé, va a menos. El país va dando pasos grandes hacia una sociedad más justa. También se han construido más edificios, la gente tiene dinero en el bolsillo para  gastar, la cocina peruana ha explosionado a nivel internacional y eso ha enorgullecido a los peruanos, etc.

¿Le sorprende que el pueblo peruano refrendara a Fujimori cuando ya llevaba unos años en el gobierno?

Sorprende que a día de hoy casi la mitad del país haya votado por Keiko Fujimori. El fujimosrismo instauró una forma de hacer política basada en el clientelismo, basado en la caridad y políticas sumamente populistas. Alberto Fujimori viajaba cada fin de semana a un sitio del país y regalaba ollas o electrodomésticos, y eso marcó mucho a la sociedad. Los demás partidos políticos han perdido toda credibilidad, por eso el fujimorismo aún es fuerte hoy día.

¿Cuál es la principal fortaleza de este país?

Su riqueza se basa se mucho en el extractivismo: minería e hidrocarburos. Este es un país con muchos recursos minerales, gasíficos, tierras fértiles…pero no es un país industrializado todavía.

A Beatriz Jiménez, nunca le ha faltado trabajo como periodista en el Perú.

¿Cómo ven los peruanos a España? ¿Ha cambiado su visión desde que hace unos años miles de ellos fuera a  buscar un futuro mejor?

Siempre ha habido una relación algo conflictiva pero también de cariño. Aquí nos tienen más en cuenta de lo que nosotros los tenemos en cuenta en España. Aquí estamos presentes, hemos dejado huellas, muchas malas y otras buenas. Ha habido peruanos que han regresado al agrupar el dinero del paro y han puesto un negocio aquí. Cuando yo llegué al Perú España era vista como una oportunidad, todo el mundo quería ir. Ahora ya no existe esa idea.

¿Empiezan a venir españoles a buscar trabajo?

No hay una oleada migratoria fuerte ya que el Perú no está entre los países favoritos para los españoles a los que ir a vivir, pero un joven con carrera universitaria aquí tiene más posibilidades laborales que en España porque hay menos competencia. Sí hay oportunidades, y de hecho hay muchos españoles que han venido de manera temporal, con una beca por ejemplo, se han quedado a vivir.

¿Qué cuentan los peruanos que vuelven?

En determinados puntos del Perú hay cierto rechazo a todo lo que tenga que ver con España, por ejemplo en la sierra. Pero la vida diaria no se refleja, pocas veces se discrimina por ser español. Y los que vuelven ya te miran más de tú a tú. En el Perú hay muchas posibilidades laborales para profesionales de ciencias, como pueden ser expertos ambientalistas o ingenieros, pero actualmente rebajan las ofertas al conocer la necesidad que tenemos de encontrar trabajo.

Trabaja en una de las revistas más prestigiosas del país. ¿Qué opinión le merece la prensa peruana?

Es uno de los países con más medios de comunicación de América Latina, pero la mayoría trabajan en condiciones muy precarias, sobre todo fuera de Lima. La prensa, por lo general, no es seria, pero aún quedan diarios profesionales como el Comercio o La República. Aquí no hay problemas con la libertad de expresión, pero se maneja un discurso único porque se depende demasiado de las grandes empresas que son las que ponen el dinero. Durante la época del Alan García los medios favorables y detractores del gobierno estaban equiparados. Ahora con Humala casi todos andan en la onda oficialista, aunque esto va evolucionando. Es sorprendente que más de un 78% de la población no crea en los medios de comunicación. Eso es una herencia de Fujimori, que compró muchos medios.

¿Qué ofrece Caretas?

Investigación y análisis político. Tenemos más tiempo que la prensa diaria para preparar los temas, y por eso están más elaborados los artículos.

¿En el Perú aprende más profesionalmente o en el terreno personal?

De las dos maneras. Yo me hice periodista en el Perú, así que he aprendido a trabajar como los periodistas peruanos; y como persona me ha hecho crecer bastante.

¿Cree que el Perú contará más en el tablero internacional?

Depende de cómo evolucione la crisis mundial, pero opino que debería debería ser así.

¿Se ve muchos más años trabajando aquí?

Perú es un país que me ha acogido muy bien, nunca me ha faltado trabajo y mi pareja es peruana. Pero hay un par de cosas que te frenan para quedarte: una de ellas es que aquí la salud no es universal y gratuita y la educación es de muy bajo nivel. Si quieres tener hijos, o tienes una posición económica buena o estás expuesto a una vida peor que en una España en crisis. En el Perú se vive muy bien con dinero, sin él no se vive tan bien. Una vez sales de tu país no sabes cuándo vas a volver, la vida te lleva por diferentes caminos y a veces es bueno dejarse llevar.

¿Qué libro nos recomienda para entender mejor el Perú?

‘Los ríos profundos’, de José María Arguedas es un buen principio. Y por supuesto, las novelas de Mario Vargas Llosa; me quedo con ‘Pantaleón y las visitadoras’ y ‘Lituma en los Andes’ para entender el conflicto interno del Perú. Y de Alfredo Bryce Echenique ‘Un mundo para Julius’ para conocer Lima.

A Beatriz Jiménez se la puede seguir en:

@beajimenezt

http://www.caretas.com.pe

24 mayo, 2012

Entrevista a Erik Struyf, periodista peruano y ex corresponsal de El Comercio en Bruselas

Filed under: Perú — nodisparenalmensajero @ 12:46
Tags: , , , , , ,

“Fujimori nos devolvió a los tiempos de las cavernas en casi todo”

No es un periodista vocacional, aquel que alardea que siempre quiso parecerse a Kapuscinski, sino que se ha convertido en periodista ‘por accidente’. Erik Struyf, peruano, estudió Literatura Hispanoamericana, pero al emigrar a Bruselas a principios del 2001 se dio cuenta que quería trabajar como corresponsal. En concreto, quería explicar a sus compatriotas y a los hispanohablantes en general qué era eso tan abstracto que llamaban integración europea. Lo hizo primero para algunas agencias regionales españolas y más tarde, durante varios años, para El Comercio, el periódico más prestigioso del Perú. Struyf abandonó su tierra natal cuando Perú tocaba fondo, y ha hecho lo mismo ahora que Europa parece asomarse a un abismo del cual no se ve fin. Desde septiembre de 2011 vuelve a residir en Lima, donde sigue colaborando con El Comercio y realiza encargos de comunicación medioambiental.

¿Qué es lo que aún le sorprende del Perú?

Me sorprende mucho la capacidad que tiene la gente para estar animada y ser optimista aunque su situación personal no haya mejorado en los últimos años. Se comparte el optimismo que tiene la gente a quien sí le van mejor las cosas. Creo que tienen esperanza que algún día a ellos también les vaya mejor. Me llama la atención, porque en Europa pasa precisamente lo contrario; todo el mundo está desanimado aunque no haya perdido el trabajo o las cosas les vayan igual que antes.

¿Cómo valora la experiencia de trabajar como corresponsal doce años en Bruselas?

Me ha dejado un sabor agridulce. Al principio me gustaba comunicar al lector peruano lo positivo que tiene un proceso de integración como el que estaba sucediendo allí. Pero hacia el final de mi estadía sentí que me empecé a aburrir, ya que en Lima los editores tenían cada vez menos interés por la cuestión europea.

¿Qué es lo que más le gustó?

La idea de llevar lo positivo de la Unión Europea al contexto peruano. Lo que menos me gustó fue percibir que a mis interlocutores europeos no les interesaba darme información o entrevistas. Había un gran desinterés por el Perú y América Latina.

¿Qué aprendió de los medios europeos?

Yo me hice periodista en Europa, lo poco que sé lo aprendí allí.

Ha vuelto hace muy pocos meses. ¿Cómo ha encontrado el Perú?

Aún no he salido de Lima, pero se nota muy cambiada. Hay muchos signos de progreso y modernización. Pero siguen conviviendo con cosas que no han cambiado, como por ejemplo la actitud incívica de la gente en la calle, pisando a los demás. Se siente optimismo y ganas colectivas de salir adelante pero al mismo tiempo hay una especie de tensión para sobrevivir, ya que hay mucha gente que todavía sobrevive.

Podríamos decir entonces que nota que ha habido un progreso económico pero no social…

Exacto. Si somos optimistas diríamos que eso pasará.

Hablemos de política. En Perú sólo se permite una legislatura por presidente. Si quiere volver a gobernar tiene que esperar como mínimo un período. ¿Cree que este sistema permite la construcción sólida de un proyecto de país?

Es difícil. El problema de este sistema es que nos puede tocar un continuismo negativo. Nuestra democracia es joven, así que creo que es demasiado temprano para cambiar la ley.

El actual presidente, Ollanta Humala, lleva pocos meses en el cargo. No obstante, ¿cómo valora su trabajo hasta la fecha?

En términos generales, Humala ha superado las expectativas de gran parte de la población, aunque hasta ahora no ha demostrado que se esté preocupando por los más marginados, a pesar de que existen programas de inclusión. Más adelante podrá haber un descontento por parte de los más desfavorecidos si no cambia la política.

Entonces, ¿en qué se está preocupando?

Por el momento, su gobierno es similar al de Alan García o Alejandro Toledo; es decir, un gobierno de centro que está tratando de mantener la estabilidad y seguir atrayendo inversiones y resolver conflictos sociales acumulados.

¿A qué conflictos se refiere?

Hay como trescientos conflictos sociales en el Perú, la mayoría relacionados con el medio ambiente. El caso paradigmático es el de una empresa que llega a una zona para hacer extracción de materia prima y daña el hábitat o las formas de vivir de los ciudadanos. Hay comunidades que se adaptan, pero hay otras que son muy resistentes y desconfiadas. Hay empresas muy prepotentes y otras más sensibles con el medio ambiente y la población.

¿Este es el principal problema que tiene el país?

Sí, es la asignatura más difícil para el gobierno. Lo que debe hacer es evitar que estallen, porque una vez explotan es un efecto dominó que puede afectar al gobierno. Debe resolver el conflicto sin enfrentarse a la población que lo eligió pero sin espantar a las empresas que vienen a invertir. Hay un debate actualmente. El Perú moderno de Lima quiere aprovechar el momento de altos precios en materias primas y vender lo máximo para desarrollarnos. Pero otra parte de la población sólo ha palpado las partes negativas de estas inversiones y nunca han recibido beneficios. La pregunta es si el Perú puede seguir una senda de desarrollo más sostenible.

Erik Struyf en una cafetería de Miraflores (Lima)

Ollanta Humala creó su partido hace pocos años. ¿Cree que existe algún peligro de que no sea un partido tradicional?

Lo cierto es que Perú no es un país de partidos, exceptuando el histórico Apra. Tenemos independientes que se juntan para llegar al poder y luego se separan. Es prematuro hacer pronósticos, pero no creo que sea un partido que dure mucho.

Si los partidos se crean de la nada y luego se fusionan o desaparecen, ¿cómo sabe la población a quién votar?

Aquí lo que aparecen son figuras que empiezan a hacerse populares. Un gran sector de la población vota por los candidatos que tienen carisma; que hayan tenido algún existo aunque sea por ejemplo en el sector económico y no el político. Si los medios de comunicación le dan la venia y lo consideran presidenciable, esa figura crece y crece hasta convertirse en presidente.

Así que aquí vale más la imagen que las ideas.

Sí.

Ahora mismo existe una polémica con el hermano del presidente, que está en prisión y parece recibir trato de favor. ¿Qué opina del seguimiento de esta noticia?

Esto tiene que ver con lo que te dije hace un rato. Antauro Humala (el hermano del actual presidente) dependiendo de cómo se maneje podría convertirse en una figura que más tarde sea atractivo para gran parte de la población y concurra a las elecciones. Por ahora representa una piedra en el zapato para su hermano. Ollanta Humala, cuando se presentó a la presidencia por primera vez, tenía un perfil de izquierdas y nacionalista más agresivo, como su hermano Antauro, pero ahora se ha moderado.

¿Existe una oposición firme en Perú?

La que pudo haber sido la oposición ahora está muy calmada, ya que el presidente no ha hecho nada que les haya podido molestar. Humala se anunció más de izquierdas, pero actualmente no molesta ni a la derecha ni a la izquierda más radical. Eso le reporta un alto grado de popularidad de la población. La oposición ataca más a miembros de su gobierno que no al presidente.

Aún queda mucho para las siguientes elecciones pero, ¿se vislumbra algún candidato sólido?

No está descartado que Alan García se vuelva a postular. Algunos piensan que la esposa de Ollanta Humala se presentará. Ella despierta mucha simpatía entre la gente, pero por ser la esposa del actual presidente no se podría presentar en los siguientes comicios. Otros piensan que la alcaldesa de Lima también se podrá presentar, pero ahora mismo tiene muy baja popularidad.

Hablemos ahora de América. ¿Qué papel juega Perú en el continente?

La gran pregunta fue esa cuando Humala llegó al poder. ¿Se iba a sumar al bloque chavista? Obviamente no lo ha hecho, pero tampoco está enfrontado. La política exterior del Perú es lograr, como en política interna, agradar a todos. El Perú actualmente se lleva bien con sus lo vecinos…

Con todos o con casi todos, porque actualmente existe aún un conflicto de límites territoriales con Chile…

Sí, un conflicto que se resolverá en La Haya el año que viene, aunque no creo que eso sea una fuente de enfrentamiento abierto.

Y además ha creado un conflicto de la nada al solidarizarse con Argentina y no dejar atracar un buque británico.

Ese ha sido un lío que me parece que ha creado la prensa. Para ser sinceros, ¿qué podrá pasar?  El Reino Unido es un gran inversor del Perú, pero no creo que retiren capital.

¿Pero considera que es una metida de pata?

Creo que América Latina ha de aprender a actuar como bloque, y por eso me parece bien el apoyo a Argentina por la soberanía de las islas Malvinas. La manera como lo han hecho seguramente no es la más diplomática.

Dejemos de lado la política exterior y hablemos del pasado. Fuera del Perú ha trascendido, para bien o para mal, la figura del expresidente Alberto Fujimori. ¿Quién fue exactamente Fujimori?

Es una figura que salió de la nada. Él es agrónomo y era rector de una universidad, y en un momento que nadie se esperaba le quitó la presidencia a Mario Vargas Llosa, que la tenía en el bolsillo. Nadie ha comprendido aún por qué los peruanos eligieron a Fujimori en eso momento. Para sorpresa mía no ha vuelto a la nada. Aunque esté muy mayor y enfermo, y a pesar de la nefasta manera con la que gobernó, es una figura que ha llegado para quedarse. Él ha creado lo más próximo a un partido que pueda haber en el Perú, a parte del Apra. Es un partido muy fuerte que tiene cerca del 25% de la población y cuenta con figuras presidenciables, como su hija Keiko. Fujimori ha creado el fujimurismo, y aunque él desaparezca este partido tiene para rato.

¿Cuál es su legado?

Fujimori nos devolvió a los tiempos de las cavernas en casi todo. Hay quien dice que pacificó el país y empezó el progreso económico. Yo no niego que se sentaran algunas bases para que hoy el Perú crezca como lo está haciendo, pero eso no significa que fuera mérito suyo, sino de factores internacionales de los cuales no tenemos control y que jugaron a favor del Perú. No porque tú pongas orden en la casa tienes derecho a violar a sus habitantes.

¿Qué hizo exactamente?

Aquí siempre ha existido corrupción, pero durante su gobierno el nivel creció espectacularmente. Además, se violaron los Derechos Humanos y se degradó la prensa hasta el límite. Fueron tiempos degradantes.

La Literatura es la gran pasión de Struyf

Otro punto negro de la historia contemporánea del Perú fue Sendero Luminoso. ¿Qué proclamaban exactamente y en qué situación se encuentra actualmente la organización?

Éste es otro de los actores que nos devolvieron a épocas de las cavernas durante los años ochenta e inicios de los noventa. Fue un intento de hacer un cambio en el Perú inspirado en el Maoísmo. Cambios que nadie entendió ni compartía. La principal víctima de esta guerra fueron los mismos campesinos a los que ellos pretendían ayudar. Y en la ciudad nadie quería saber de ellos. Llegaron a tener una capacidad de golpear al Estado, pero nunca tuvo simpatías masivas. En el conflicto se dejaron más de 70.000 muertos, en parte por culpa de la respuesta violenta del Estado. Actualmente hay pequeñas agrupaciones que se pretenden sucesoras de Sendero Luminoso, pero no creo que hoy representen un peligro.

¿Qué valoración le merecen los medios de comunicación peruanos?

Hay unas pequeñas islas donde todavía se puede consumir periodismo serio, pero el periodismo masivo del Perú es de muy baja calidad. En televisión, por ejemplo, prácticamente todos los programas de actualidad son de pésima calidad. Hay algunas buenas revistas, como ‘Poder’ y ‘Etiqueta Negra’. Pero la prensa peruana en general es borrega… Creo que muchas veces se autocensuran y se está más preocupado en tener lo que tiene el otro que en investigar temas propios.

Ya que ha vivido largos años en Europa. ¿Qué concepción tenemos los europeos del Perú?

Para decepción de mis compatriotas, en el norte de Europa siguen viendo al Perú como hace quince años: un país del tercer mundo de América Latina al que sería interesante visitar porque está el Machu Picchu. Y eso es todo. La idea de que tenemos aquí de que el Perú se está convirtiendo en un gran actor no ha llegado a Europa. El boom gastronómico peruano, por ejemplo, ni se conoce. Creo que aquí nos pasamos a veces de optimistas.

¿Y cómo ve el Perú a Europa y España?

La visión ha cambiado hace muy poco. Desde Perú se ve a diario que Europa está muy mal, en concreto España. Muchos peruanos que trabajaban en España han vuelto debido a la crisis.

¿Hay sentimiento antiespañol en el Perú?

No. Tal vez hubo algo en 1992, cuando se conmemoraban los quinientos años del descubrimiento de América. Pero hoy día, en general, el Perú no es antiespañol para nada.

¿Qué libro nos recomienda para entender el Perú?

Para conocer al Perú que todavía no ha sido atendido por el progreso económico que estamos viviendo, es muy ilustrativo leer a José María Arguedas. Tiene varias novelas, pero yo recomiendo ‘Los ríos profundos’ y ‘Todas las sangres’. Al leerlo, uno comprenderá que el Perú son muchos mundos diferentes que conviven y que algún día se tendrán que comunicar más.

A Erik  Struyf se le puede seguir en:

Twitter: @estruyfpalacios

Página web personal

19 enero, 2012

Entrevista a Ángel Sastre, corresponsal de La Razón, Onda Cero y Cuatro para América Latina. Radicado en Buenos Aires

Filed under: Argentina — nodisparenalmensajero @ 15:01
Tags: , , , , , ,

“Los sindicatos se han vuelto un lastre para este país”

Uno de los últimos premios Larra (galardón que otorga la Asociación de la Prensa de Madrid a los periodistas más destacados del año) recayó en el siguiente entrevistado, Ángel Sastre. En concreto, fue en la categoría que distingue al periodista menor de 30 años más notable del curso. “Ha desarrollado una intensa y eficaz labor profesional en circunstancia difíciles y precarias”, argumentó el jurado. Y éso precisamente es lo que hace Sastre. Buenos Aires, capital en la que vive desde hace cinco años, le sirve como base de operaciones para moverse constantemente por toda Latinoamérica e informar a España de lo que allí acontece. Guerras, terremotos o cambios presidenciales son algunas de las noticias que ha narrado en primera persona.  

 ¿Qué es lo que aún le sorprende de Argentina?

Me sorprende la capacidad que tienen los argentinos para reinventarse. Cuando ves que están en un hoyo, salen; vuelven a cometer los mismos errores y se meten en otro hoyo. En definitiva, me fascina la capacidad que tienen en los ascensos y descensos de los infiernos.

¿Y qué le sorprende aún de Sudamérica?

La felicidad; la alegría; la amabilidad. La felicidad que tiene el continente en contraposición con España. Aquí todavía ves gente feliz y amable. ¿En qué momento perdimos eso nosotros?

¿Ha cambiado su opinión de Argentina y del continente desde que vive aquí?

Mi perspectiva está cambiando un poco políticamente. Empecé siendo muy crítico con el kirchnerismo, con el subsidio y los clientelismos, no sólo aquí en Argentina sino también en otros países como Bolivia, y ahora veo que hace falta durante un tiempo. A veces hace falta un político radical que enderece el país. Antes demonizaba que un obispo llegara al poder, los indígenas que nacionalizaban todo…pero claro, hay que entender la historia del país, lo que se sufrió hasta que pudo llegar al poder gente como Chávez…estoy empezando a entender un poco más a algunos políticos que no entendía.

Así que cree que desde Europa se juzga demasiado a la ligera los líderes sudamericanos…

Totalmente. En España no hay ningún diario que hable bien de Evo Morales, Cristina Kirchner, Chávez o Castro. Ni periódicos de izquierda ni de derechas.  

¿Le sorprende?

No sé si me sorprende o no, sólo creo que no está bien que no haya divergencia de opiniones.

Entremos de lleno en Argentina. Recientemente Cristina Fernández de Kirchner inauguró su segundo mandato presidencial. ¿Qué balance hace del primero?

Para mí Cristina empezó a enderezar muchas cosas que estaban torcidas desde la época del corralito y las privatizaciones de los noventa. Cuando sales del infierno es fácil enderezar, o como mínimo están claras las directrices. Aunque cuando uno endereza de una manera radical deja muchas cosas por el camino, como por ejemplo los sindicatos, que hoy tiene que afrontar. Mientras enderezó otorgó muchas licencias peligrosas, hizo un reparto de la riqueza y por el camino se perdió mucho dinero en corrupción y clientelismo. Se está haciendo un mal reparto de las riquezas. Un buen reparto sería el que se hizo en España durante la transición y posteriormente con la Unión Europea. Argentina puso cimientos importantes que dejaron peligros importantes como los sindicatos, que aquí te pueden tumbar. Cristina siguió los pasos de su marido Néstor para estabilizar el país, pero dejó por el camino amenazas para el cimiento.

¿Cambiar estos defectos que se han creado en el trayecto es su reto actual?

Sí, es de lo que todos estamos pendientes, será su prioridad. Ahora ya no será más Evita, será Dilma Rousseff. Quitará subsidios, rebajará la inflación, cederá ante las empresas. Ahora tiene el poder que necesitaba para poder acometer estas reformas.

¿Por qué debería quitar poder a los sindicatos si el país ha mejorado día a día desde que lo cogió Néstor Kirchner en 2003?

Porque hoy por hoy los sindicatos se han vuelto un monstruo imparable, un lastre para el país. Los sindicatos son unos mafiosos que te piden un 30% de aumento de sueldo anual, y ninguna empresa puede soportar eso. Luchan por el derecho de los trabajadores pero están jodiendo el bien común.

¿Es la inflación el principal problema que afronta ahora Argentina?

Sin duda.

¿Y cuál es actualmente el motor económico del país? ¿Ha conseguido diversificar sus fuentes de ingresos?

Ahora vive de las exportaciones, básicamente de las materias primas, como la soja, pero también de automóviles.

¿Se hipoteca concentrándose en la exportación de materias primeras?

Sí, y ese es un problema que se da en toda América Latina. Esta es la historia de siempre, ya lo avisaba Eduardo Galeano en su libro “Las venas abiertas de América”. Si baja el precio de las materias primas van a tener serios problemas. Tienen claro que deberían diversificar más, pero no lo consiguen. También en España se nos dice que deberíamos ser más productivos…

Ángel Sastre tiene que estar al día no sólo de la actualidad argentina, sino de todo lo que sucede en Latinoamérica

En 2001, durante el corralito, se gritaba “Váyanse todos”. Las pintadas que se ven ahora por la calle, en cambio, son a favor del matrimonio Kirchner. ¿Se vuelve a vivir la política con ilusión o pertenecen a unas juventudes que no habían participado aún de ella?

Este es el país de América más activo políticamente. En Argentina, aparte de futbol y mujeres te hablan de política. Que la población se vuelva a ilusionar con la política es un logro de Néstor Kirchner. Cuando él murió lo velaron miles de jóvenes, y es que ciertamente han llevado a cabo políticas inclusivas y en favor de los Derechos Humanos. Cuando uno lo hace tan mal –por Ménem- y llega alguien que lo hace medianamente bien…Es como en España cuando hubo la Transición: después de una dictadura, ¿cómo no vas a estar ilusionado cuando vuelve la democracia? En Argentina la población es culta y está muy preparada, pero los políticos les han estado dando mierda durante mucho tiempo.

¿Y cómo pudo sacar el país del hoyo Néstor Kirchner?

Creo que tendría que haber sido un muy mal político para no lograrlo. Piensa que Argentina tiene un enorme potencial. Hay que seguir siendo un ladrón como Ménem para no sacar del pozo al país. La receta fue muy sencilla: apostar por las exportaciones y proteger el mercado interno. Apostaron por diversificar y hacer más tecnología con la exportación. Ésas fueron las claves. Esas medidas, valientes, son las que no podemos tomar en España porque estamos en la Unión Europea. 

¿Cree que el sistema político en Argentina es populista?

Totalmente. Es populista comparándolo con Europa, pero menos que otros países latinoamericanos. Aquí los muertos no descansan en paz, hay una simpatía por la necrofilia…lo hemos vuelto a ver con el uso de la imagen de Néstor Kirchner en la campaña electoral de Cristina. Pero no sólo es populista en eso, también en algunas políticas. Aquí el gobierno nacional tiene programas como ‘Carne para todos’, ‘Leche para todos’ o ‘Lácteos para todos’ y va regalando por las villas alimentos. ¡Hasta ha nacionalizado el futbol y lo da gratis! Pero en otros países sucede más de lo mismo. En Perú, por ejemplo, el presidente iba regalando frigoríficos y en Ecuador cheques con dinero…

¿Y cómo se estructura el sistema político? Me da la sensación que no hay izquierdas ni derechas ya que el peronismo lo aglutina todo…

Aquí nadie se quiere identificar de derechas, sólo lo hace Mauricio Macri (alcalde de Buenos Aires) y lo hace tímidamente y con el sello peronista.

¿Quién no es peronista en Argentina?

Éste es un tema incomprensible y un lastre. Aquí se dice que no se puede gobernar si no eres peronista. Mira al radical de la Rúa, saliendo de la Casa Rosada en helicóptero…Quiero pensar que hay otras opciones, pero el peronismo sigue allí. Siguen las películas sobre Eva y Perón, y junto a Néstor Kirchner son las figuras más repetidas. ¡Aquí hasta hay Putos (gays) Peronistas! El Peronismo hizo mucho por los derechos de los trabajadores y de la mujer, por el repartimiento más equitativo de la riqueza etc. pero también tuvo muchos claroscuros.

Sastre en plena acción

¿Sigue siendo Argentina un país corrupto?

No es un país corrupto, es un país muy corrupto. Y por lo que estoy viendo es incluso más corrupto que muchos países del continente. Lo que podría crecer este país…

Antes hablábamos de la inflación, ¿pero cree que la corrupción es el mal mayor para este país?

Sí, totalmente.

Viaja constantemente por Sudamérica. ¿En qué se diferencia Argentina de los demás países de la zona?

 Aquí hay un mestizaje único y un ego y un orgullo inconmensurable, para bien y para mal. En muchas cosas son muy europeos, eso les lleva a tener conflictos entre el viejo y el nuevo mundo. Quizás ése es uno de los motivos por qué aquí hay tantos psicólogos.

¿Y en qué se parece a América Latina?

En que son conservadores, machistas y católicos. Son gente poco seria en algunos aspectos, les falta formalidad; tienen muchos rasgos latinos en ese sentido.

¿A qué país de Sudamérica se parece más?

Creo que a Uruguay, aunque aquí son italianos y en Uruguay son gallegos.

En Uruguay no me hablaron muy bien de los argentinos, sobre todo de los porteños, en cambio en Argentina sólo tienen buenas palabras para referirse a los uruguayos. ¿A qué se debe?

No lo sé. Creo que es el espíritu que existe en toda América con los argentinos, que los consideran prepotentes y orgullosos. Pero como dices, confunden al porteño con el argentino.

¿En qué cree que ha mejorado Argentina y el continente en los cinco años que lleva residiendo aquí?

Claramente en los derechos, la distribución de la riqueza y el orgullo. Los argentinos han recuperado autoestima como latinos.

¿Y qué país es el que le cuesta más mejorar?

A Venezuela. Venezuela está jodida y no puede ni con la pobreza ni con la inseguridad.

El que ha hecho mejor los deberes…

Sin duda alguna, Argentina. ¿Dónde más te encuentras una sanidad y educación gratuita? En los otros países latinoamericanos, ¿dónde está la clase media? Argentina es el país que más ha crecido manteniendo derechos sociales, y ésa es una herencia del peronismo.

¿Cree que es el momento de América Latina?

Creo que es su oportunidad para salir del ostracismo y el retraso acumulado, pero no sé si van a hacerlo.

¿Se trabaja bien como periodista en Argentina?

El problema de este país es que el gobierno no da declaraciones. Néstor Kirchner nunca dio ruedas de prensa, y Cristina sólo ha concedido un par.

¿Y de dónde se saca la información oficial?

De las agencias de noticias como Télam o de algún portavoz.

Los aviones son la segunda casa de Ángel Sastre

¿Hay muchos españoles que vienen a Argentina en busca de trabajo?

Sí, unos tres mil al trimestre. Es el país que más españoles recibe, juntamente con Brasil. Ahora los argentinos han empezado a crecerse, y no les hace falta mucho, porque ven a muchos españoles llegar con una mano delante y otra detrás. 

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

Poder estar en sitios donde los demás no están. Poder hablar con gente difícil de hablar, como proxenetas, pandilleros, mafias, famosos…poder estar donde el público no está y contar las cosas en primera persona.

A pesar de que las condiciones de corresponsal son precarias…

Totalmente. Nunca sé que se va a difundir, se compra por piezas…

¿Qué debe tener un periodista para ser un buen corresponsal?

Muchas ganas de vivir y contar historias, además de una visión amplia. Hambre de emociones y aventura. Tiene que ser culo inquieto y saber moverse, tener ilusión. Uno puede estar en Argentina y no salir de casa, ser un periodista de pijama. Un buen corresponsal, en cambio, debe tener ganas de salir y contar las cosas por él mismo. Yo siento que tengo un compromiso con los lectores.

¿En los últimos cinco años, qué momentos han sido los más intensos?

Las situaciones extremas: llegar de los primeros al terremoto en Pisco o en Concepción; los mineros atrapados de Chile; estar en la selva con el ejército guatemalteco; conocer por dentro las maras y ver el lado humano de los pandilleros que matan a personas; entrar a las favelas de Rio de Janeiro con la tropa de élite…ésos han sido algunos de los momentos más intensos que he podido vivir.

¿Y cómo enfoca las noticias, teniendo en cuenta que trabaja para medios de diferentes ideologías y formatos?

Más que la ideología a mí me marca el formato. Para televisión preparo piezas de un minuto o algo más; en cambio para la radio grabo piezas que van de los treinta segundos al minuto; y las crónicas escritas deben ocupar de trescientas a setecientas palabras. Como dijo en su día Matías Prats, “uno tiene que saber para quién trabaja pero guardarse unos límites”. Si hay que plantarse, me planto, pero me ha pasado pocas veces.

¿Le ha marcado haber ganado el premio Larra?

A mí el premio me duró dos días; de hecho no sé ni donde lo tengo (risas). Obviamente me sentí orgulloso, pero para mí ya es historia. Tengo nuevos horizontes, y mis nuevas metas son seguir cubriendo conflictos, hacer otros proyectos…Creo que lo merecía, porque era un reconocimiento a CNN+ y también a este nuevo tipo de corresponsal que se busca la vida y es competente en todos los formatos.

¿Cree que está idealizado el oficio de corresponsal?

No lo creo, tal vez en un pasado sí, pero ahora está devaluado. ¿Nosotros somos un país que queremos tener nivel de periodistas? ¿Qué somos en comparación con los anglosajones o norteamericanos? Creo que tenemos que cuidar a los corresponsales internacionales y hacer que los estudiantes que salen de la universidad sigan funcionando para mantener un nivel. No podemos seguir viviendo de agencias, hay que invertir en periodismo internacional para contar las cosas que pasan en el mundo a través de nuestros ojos, por el bien del nivel de periodismo en España. Esto es como la Champions Leage del periodismo.

¿Qué lectura nos puede recomendar para entender Argentina y Sudamérica?

A mí me gustan muchos autores latinos, como Vargas Llosa, Eduardo Galeano, Walter Oppenheimer o García Márquez. Pero si tuviera que decir un título que permita conocer mejor Argentina sería ‘El otro yo’, que narra las bambalinas del ex presidente Eduardo Duhalde. Y para entender este continente recomendaría ‘La fiesta del chivo’, de Vargas Llosa, en el que explica la naturaleza de las dictaduras sudamericanas.

A Ángel M. Sastre se le puede seguir en:

La razón

Onda Cero

Cuatro

Canal de Ángel Sastre en youtube

 Twitter: @angelmsastre

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: